La biología de la toma de riesgos

La biología de la toma de riesgos

John Coates

Language:

Pages: 305

ISBN: 2:00304537

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


El objetivo principal de este libro es destruir definitivamente, sobre la base de las neurociencias, la concepción racionalista según la cual el ser humano toma decisiones mediante el uso exclusivo de una razón completamente separada del cuerpo. A través de múltiples experimentos científicos ajenos y propios, así como de ejemplos to­mados de deportistas de élite, el autor expone la intervención de todo el cuerpo en la toma de decisiones en momentos cruciales de riesgo, así como el nivel preconsciente en el que se producen tales procesos. Luego muestra, de modo igualmente convincente, que lo mismo ocurre en la sala de transacciones financieras. «¡Fascinante! Un experto agente de Wall Street de pronto abandona y entra subrepticiamente en el mundo de la neurociencia para estudiar a sus colegas Amos del Universo en plena acción» (Tom Wolfe).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

preferencia a otros placenteros, como el encuentro con su novia, las vacaciones en Verbier o los negocios con buenos resultados. Lo importante es que, cuando evalúa un negocio, Scott se inspira ahora cada vez más en precedentes negativos para determinar los riesgos, y un recuerdo tan selectivo de las cosas que han ido mal puede promover una aversión irracional al riesgo. Los niveles crónicamente elevados de cortisol, además de los efectos que producen en la memoria, tienen también consecuencias

especial si son animados. Prestamos atención a imágenes de ciertas amenazas primitivas, como serpientes y arañas. Y tenemos una fuerte inclinación a prestar atención auditiva a las voces humanas y atención visual a los rostros, en particular cuando expresan emociones negativas como miedo o cólera. Todos estos objetos pueden ser registrados con tal rapidez, sólo 15 milisegundos (lo que, por supuesto, no incluye respuesta motora), que pueden afectar a nuestro pensamiento y estado de ánimo sin que

disposición para dar un codazo en la cara a un competidor. No hace falta decir que en los mercados financieros agresivos no hay muchas mujeres. Otra manera de operar que exige un esfuerzo físico extenuante es lo que se conoce como comercialización de alta frecuencia. Esta actividad consiste en comprar o vender títulos, digamos un bono, una acción o un futuro contrato, a veces en volúmenes que llegan a los miles de millones, pero no retiene las posiciones más de unos minutos, a veces unos

sistemas laxos de gestión de riesgos y un sistema de bonificaciones que premia el juego excesivo, cuyo resultado es una banca volátil y explosiva. Observamos cómo la naturaleza y la cultura conspiran para producir un horrible descarrilamiento de trenes que dejan carreras profesionales destrozadas, cuerpos dañados y un sistema financiero devastado. Luego nos detenemos en el desastre y observamos la fatiga y el estrés crónico que son su consecuencia, dos condiciones médicas que arruinan el lugar de

pantallas? �Qué fue lo que hizo vibrar de manera preconsciente la tensa membrana del sistema de alarma de Martin? Esa conmoción era información, y la información se manifiesta en forma de novedad. Cuando el mundo nos envía un mensaje, lo hace con el lenguaje de la sorpresa y la discrepancia; y nuestros oídos han sido sintonizados para esas cadencias. No hay nada que más nos fascine, pocas cosas que nos sacudan el cuerpo de manera más completa. La información nos advierte del peligro, nos prepara

Download sample

Download